5 frases poderosas para cambiar tu pensamiento desde hoy

5 frases poderosas para cambiar tu pensamiento desde hoy

Si quieres comenzar a cambiar tu entorno, tu presente y futuro, y comenzar a lograr eso que tanto quieres, debes cuidar lo que te dices a ti mismo. ¡Optimizar tus pensamientos!

¿Sabías que la persona con quien más hablas durante el día, todos los días, eres tu mismo? Trabajar en tu pensamiento puede llevarte a construir, desde este preciso instante, esa vida que tanto anhelas para ti.

Días atrás compartía en mi perfil en Instagram datos sobre qué es un mastermind, y por qué reunirte con tu equipo para realizar un ejercicio como este podría ser realmente beneficioso para ti. Investigando sobre este concepto, encontré varias frases poderosas de su creador, el escritor estadounidense Napoleón Hill, fallecido en 1970 y autor de best seller como Piense y hágase rico (1937), Las leyes del éxito (928), y Actitud mental positiva (1959), entre otros. 

Leyendo sobre él ratifiqué por qué es importante dejar de concentrarnos en la queja para darle espacio a la acción, y por qué la mente –nuestro cerebro– es el principal músculo que debemos trabajar para transitar el éxito. 

“El punto de partida de todo logro es el deseo. Mantén esto constantemente en tu mente. El deseo débil trae resultados débiles, al igual que un pequeño fuego hace una pequeña cantidad de calor”, Napoleón Hill. 

Para ascender hacia esa vida que queremos y obtener resultados durante este y los próximos meses, te invito a que sigas leyendo e incorpores desde ya estas cinco frases en tu día a día. También puedes dejar en los comentarios tus propias frases de motivación: ¡todos tenemos una!

5 frases que te ayudarán a transitar el éxito 

Toma lápiz y papel, abre la app de notas de tu teléfono, o simplemente guarda este artículo en la sección de favoritos de tu navegador, para que puedas volver a leer estas cinco frases poderosas que te ayudarán a sacudirte desde adentro y comenzar a crear en grande. 

1. Puedo dar el primer paso aunque no conozca todo el camino. 

Hay personas que no dan el primer paso hasta no estar absolutamente seguras de que lo que quieren hacer va a funcionar. Hacen de la planificación su principal obstáculo, y se bloquean a sí mismos para encontrar una oportunidad. Repite conmigo: “no necesito tener todo resuelto, ni estar absolutamente seguro de que algo va a funcionar, para dar el primer paso”. Créeme, hasta los líderes más expertos –incluyendo a los empresarios más exitosos– han tomado decisiones importantes sin saber qué viene después. ¡Anímate a dejarte sorprender!

2. Me sobra el tiempo para trabajar en lo que sí es importante, solo debo aprender a priorizar.

Cuando trabajo temas de liderazgo con clientes o equipos de personas, una de las principales inquietudes es: “lo siento, no tengo tiempo”. ¿Cuántas veces al día te dices a ti mismo –le dices a tu cerebro– que no tienes tiempo para hacer tal cosa, aún cuando sabes lo importante que es para ti. Bajar de peso, mudarte de ciudad, tener menos deudas, aprender una nueva disciplina que te ayude a mejorar tu perfil, etcétera, son cosas que puedes hacer desde hoy, y el primer paso para ello es darle a tu objetivo un espacio importante en tu agenda. ¡Debes convertirlo en una prioridad!

“No tenía nada para empezar, excepto la capacidad de saber lo que quería, y la determinación de soportar ese deseo hasta que el Universo se dio cuenta”. Napoleón Hill. 

3. Creo en mí porque (completa la frase).

Ahora mismo, es mucho más fácil dudar de nosotros y desarrollar el síndrome del impostor, que confiar en nuestras ideas y talentos y accionar. Constantemente necesitamos la aprobación de otras personas –desde nuestros padres, nuestros jefe, amigos o personas que nunca hemos visto pero que nos siguen en redes sociales–, para creer en nosotros. ¿Te ha pasado alguna vez? Anímate a completar la frase: “Creo que mí porque ... “. Toma conciencia de cómo te sientes luego de este pequeño y rápido ejercicio y comienza a practicarlo todos los días, especialmente cuando tengas dudas de si podrás resolver un problema, o realizar una tarea.

4. La competencia es conmigo mismo, ¡voy a ser mi mejor versión!

Aún cuando sientas que la competencia más fuerte está en el mercado, en tu trabajo, o en cualquier otro espacio en el que te desarrolles todos los días, la verdad es que la única competencia que tienes es contigo mismo, ¡con nadie más!

En 2019 me reté a mí mismo al inscribirme en una de las competencias de fisicoculturismo natural más importantes del mundo: el Natural Olympia en Las Vegas, USA, en la categoría de Beach Body. Decidí inscribirme aún sin haber practicado ningún deporte de manera regular, ni haber sido nunca un atleta de alto rendimiento. En el proceso decidí que mi única competencia era conmigo mismo, y que solo si tomaba la decisión de prepararme y convocar a un buen equipo de trabajo que me ayudara y acompañara a lograr mi meta, podría lograrlo. Así lo hice y conseguí lo que para muchos –y hasta para mí– era imposible: llegar al segundo lugar en la categoría de Beach Body amateur. 

5. No tengo que esperar hasta el lunes para comenzar, ¡puedo comenzar desde hoy!

¿Tienes un proyecto en mente? ¿Te gustaría comenzar un nuevo hábito? ¿Quieres obtener resultados en un objetivo concreto? Prepárate para escuchar esto: no necesitas esperar un día concreto para actuar, ni tener la cuenta bancaria llena de dinero, ni contar con un superequipo de trabajo o la última computadora del mercado para trabajar en lo que quieres. 

¡Lo único que debes hacer es tomar la decisión de hacerlo! 

¿Estás listo para tomar acción? 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *